Los Conos de cera o las Velas de Hopi

Los Conos de cera o las Velas de Hopi

A veces, para quitar los tapones de cera o esa sensación de presión, se suelen usar los Conos de cera, que también se conocen como Velas de hopi.

Es una práctica antigua, con sus admiradores y detractores, como en casi todas las disciplinas de la salud natural, o naturopatía.

Sin embargo, este remedio natural para la limpieza del oído es conocido en todo el mundo desde tiempo inmemorial, y ha sido usado por pueblos y regiones tan distantes entre sí como los indígenas de Bolivia, los indios Hopi de América y los mismos chinos, siempre muy sensibles a los remedios naturales.

COMPOSICIÓN:

  • Cera de abeja
  • Tejido de algodón
  • Parafina

¿Cómo funcionan  y qué beneficios ofrecen?

El cono funciona a modo de chimenea, y el movimiento de la flama crea una vibración del vapor circulante impregnado de los ingredientes de la vela, que genera un efecto masajeante sobre la membrana timpánica y que ayuda a equilibrar la presión interna de la zona de cabeza y cuello.

El objetivo principal de los conos es equilibrar esta presión interna, por lo que cualquier problema que altere esta presión interna va a verse beneficiado con su uso, y un posterior masaje y drenaje de estas zonas potenciará aún más este beneficio.

La presión interna en la zona de la cabeza se ve afectada cuando estamos resfriados, estresados, tenemos sinusitis o procesos alérgicos que nos cargan los senos paranasales o taponan la nariz, nos duele la cabeza por cansancio o tensión mental, padecemos vértigos, mareos,…

Muchas condiciones o alteraciones pueden verse beneficiadas con el uso de los conos/velas Hopi, algunas de ellos son:

Sinusitis, rinitis, faringitis, congestión nasal, dolor o taponamiento de los oídos por buceo, viaje en avión, etc. Apnea del sueño y ronquidos, mareos, vértigos y náuseas por problemas del vestíbulo, tendencia a crear exceso de cerumen – tapones en los oídos, otitis, cefaleas y migrañas, acúfenos o Tinnitus, estrés, tensión mental, neuralgia del Trigémino y Facial, disminución del sentido del olfato, disfunción de la articulación témporo-mandibular, alteración del sistema circulatorio y linfático de la zona, tensión muscular en la zona del cuello…

Hay situaciones donde no es aconsejable su uso, como perforación de tímpano, fiebre alta o alergia a alguno de sus componentes.  En caso de duda sobre su uso ante alteraciones que afecten a la zona de cabeza y cuello, es mejor consultar antes con un profesional.

Cómo se usa:

Frota el área detrás de la oreja. Antes de comenzar el proceso de usar velas para el oído, masajea el área alrededor y detrás de la oreja. Esto puede ayudar a relajarte y estimular la circulación en el área de la oreja.

Masajea el área detrás de tu mandíbula, alrededor de la sien y el cuero cabelludo.

Frota durante por lo menos 30 segundos para abrir el área alrededor de tu oreja.

Inclina la cabeza sobre un  cojín o almohada.

-Se introduce la parte más fina con el disco protector dentro del cono en el oído y se enciende la parte superior. Al arder el cono provoca dos efectos:
1. El calor: El calor, que llega al interior del oído, fortalece la irrigación sanguínea y ayuda ablandar la cera.
2. La aspiración: El aire caliente que sube crea, con la combustión, un efecto de aspiración («efecto chimenea») en la base del cono, favoreciendo la eliminación de las impurezas y los depósitos en el canal auricular. Además, libera los poros cerrados y regenera la respiración cutánea ayudando, al mismo tiempo, a restablecer la correcta tensión del tímpano después de haber sufrido alteraciones de presión debido a estancias en la montaña, viajes en avión, baños o inmersiones submarinas, que pueden crear la molesta sensación de los «oídos tapados».

Limpieza de los oídos con conosLimpieza de los oídos con conosLimpieza de los oídos con conos

-Cuando la llama haya gastado el cono hasta el anillo cortafuegos, interrumpir el tratamiento y apagar el cono en un vaso de agua.


Advertencias:

  • Antes de su uso, leer atentamente las instrucciones.
  • El uso del fuego impone máxima atención.
  • Proteger los cabellos antes de su aplicación.
  • Usar el cono con ayuda de otra persona que pueda garantizar la oportuna vigilancia.
  • Dejar de usar en caso de alergias a la cera o a alguno de sus componentes.
  • No utilizar con niños menores de 3 años.
  • No utilizar en lugares expuestos a corrientes de aire.
  • Dispositivo de un solo uso.